Por primera vez, un puertorriqueño se dirige al WorldTour

Por primera vez, un puertorriqueño se dirige al WorldTour


Abner González hizo historia el miércoles pasado al convertirse en el primer ciclista puertorriqueño en firmar un contrato con un equipo profesional de nivel WorldTour. El joven de 19 años se incorporará a Movistar la próxima temporada con un contrato de tres años.

González es de Moca, Puerto Rico, un pequeño pueblo a 132 kilómetros de la capital de la ciudad, San Juan.

Nacido en 2000, “Speedy”, como lo apodaban sus amigos, no tocó los pedales hasta los 14 años, sobre todo después de seguir el ejemplo de su hermano Eric, un ciclista aficionado de 32 años.

En tan solo un año, en 2015, ya formaba parte de la Selección Nacional Juvenil que iría al Campeonato del Caribe de Ciclismo y volvería a casa con una medalla de bronce en la contrarreloj individual. Un año después, González conmocionó al campo y subió al podio de la Vuelta al Futuro en El Salvador, levantando los brazos como campeón y advirtiendo a toda la región de su potencial.

De ahí llegaron las ofertas y su traslado a España, una oportunidad para desarrollar y perfeccionar su talento en un país con verdadera cultura ciclista. El puertorriqueño no perdió el tiempo publicitando a los ciclistas locales. Ganó dos carreras importantes que lo pusieron en el mapa juvenil de inmediato, la Vuelta al Besaya y la Do Viño Albariño. Este último en particular había sido un trampolín para las carreras de estrellas mundiales como Alberto Contador, Bob Jungels y Luis León Sánchez, y Abner lo sabía.

El éxito de González no fue casualidad, fue consecuencia de muchos sacrificios por parte del joven cuyo principal sueño era “ser el primer ciclista profesional puertorriqueño en Europa”, lo que logró este miércoles. Tuvo que dejar su colegio, sus amigos y su familia, que a más de 6.000 kilómetros de distancia, hacen malabares para financiar el sueño de su amada.

González, anteriormente en el equipo Telco, m-On Clima-Osés, tuvo que frenar su proceso de desarrollo por culpa del coronavirus. El prometedor ciclista tuvo que soportar la cuarentena con un compañero mientras pasaba la emergencia, luego de que el hotel donde se hospedaba lo dejara en la calle. No ha sido fácil afrontar un desafío histórico como este lejos de toda su familia.

Por si fuera poco, a mediados de abril González recibió la noticia de que su padre, Alejandro, había dado positivo por Covid-19. Fue un mensaje de texto aterrador, advirtiendo que su padre tenía dificultad respiratoria severa y que no había ventilador disponible en el hospital más cercano. Afortunadamente, Alejandro González respondió favorablemente al virus con algunos medicamentos y atención domiciliaria, y ahora está fuera de peligro. Pero no sin antes dejar un susto en su hijo menor que, aunque quisiera, no hubiera podido viajar a Puerto Rico por el cierre de las fronteras y el tráfico aéreo entre Europa y Estados Unidos.

En España González cuenta con un pequeño grupo de apoyo que le ha llevado a entender el deporte del ciclismo desde dentro, con pasión, pero con objetividad, con ambición, pero con realismo. Aprendiendo primero a ser marinero para luego ser capitán. Al frente de ese grupo está Diego Milán, ciclista de la selección continental dominicana Inteja-Imca que en un momento fue considerado un prospecto para el ciclismo español y que ve en el atleta puertorriqueño un nuevo molde para lograr cosas mayores que las que él mismo tiene. en su impresionante trayectoria como piloto.

A principios de 2019, Abner no pudo encontrar un equipo en territorio español y optó por probar suerte en el circuito norteamericano. Allí, con el equipo de SoCal Cycling de California, el puertorriqueño se expuso a un nuevo estilo de ciclismo con eventos mucho más cortos y explosivos, incluidos los críticos, un enfoque que no está para nada en sintonía con sus habilidades como escalador y ciclista fugitivo. .

Aunque participó en varios eventos importantes del calendario con un éxito modesto, incluidos el Redland Classic, el Tour of Gila y el Cascade Classic, nunca pudo rendir al máximo de sus habilidades. Sin embargo, unos meses después González fue incluido en la Selección del Caribe que arrancó en la Vuelta a la Independencia en República Dominicana, una de las carreras más prestigiosas y duras de la región, y la primera con clasificación UCI donde el puertorriqueño había participado. El éxito fue inmediato, González fue líder de la Clasificación General en la categoría Sub 23, y finalmente terminó la vuelta en tercera posición.

La demostración fue suficiente para su fichaje con el Inteja Inca Cycling Team para la segunda parte de la temporada 2019, donde Milán forma parte del equipo y entrenador, y el veterano pronto se convirtió en mentor / entrenador de González.

González es la esperanza del mundo ciclista puertorriqueño, un sector que vio la luz de la esperanza por última vez hace cuatro años cuando lograron poner un ciclista en la línea de salida de los Juegos Olímpicos de Río en 2016. Brian Babilonia fue solo el segundo Puertorriqueño para lograr la hazaña en la historia de la isla caribeña que alberga a unos 3,2 millones de personas.

Como decía Movistar en su nota de prensa, Abner es “uno de los mejores escaladores y todoterreno del panorama amateur español de los últimos años, con valentía y un gran olfato estratégico”.

Fue uno de los competidores más fuertes en la carrera más grande de la categoría de este año, el Memorial Valenciaga (3º), con su nuevo final en la cima de Arrate; ganó la prueba de Torredonjimeno de la Spanish Racing Series, y demostró una gran habilidad durante esta difícil temporada ”.



Source link